loader image
Cargando...

Editorial Salesiana

Reflexiones de Semana Santa (Jueves Santo)

Categoría:

Con el padre Ricardo Gonzales (Lalo)

Nuestro querido padre Lalo nos regala unas bellas reflexiones en esta Semana Santa en tiempos de cuarentena. 

Hoy nos trae con mucho cariño el Jueves Santo.

El Jueves Santo es uno de los días más hermosos de la Semana Santa, no es el principal, pero sí uno de los más hermosos y tienen cuatro ideas principales.

La primera idea principal tiene que ver con la mañana del Jueves Santo, la misa crismal con la que termina la cuaresma. La cuaresma empieza el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo en la mañana con la misa crismal.

¿Qué cosa es la misa crismal? Es la misa donde todos los fieles están unidos a sus sacerdotes, todos los sacerdotes están unidos a sus obispos y todos los obispos están unidos al Papa. Es la misa de la unidad de la Iglesia y donde se consagra y se bendice los aceites que van a ser usados en los sacramentos del bautismo, de la confirmación, de la unción de los enfermos, del orden sacerdotal.

Se consagra el óleo de los catecúmenos, se consagra el óleo de los enfermos, se consagra el Santo Crisma, que sirve para el bautismo, la confirmación y el orden sacerdotal. Esta es la primera idea: la iglesia tiene que manifestar la unidad. Cuando tú veas gente que va en contra de su obispo, de su pastor, del Papa, simplemente no es católica y no hay que hacerle mucho caso. A los curas que no están unidos a los obispos y al Papa, no hay que hacerles mucho caso.

A la gente que critica al Papa, no hay que hacerle mucho caso, porque no son cristianos, no son católicos, en todo caso pueden fundar su iglesia y no tendrían ningún problema con ellos.

La Iglesia es una unidad; unidad en la diversidad, pero una unidad, y debemos dar esa imagen. La antigua iglesia primitiva era reconocida por el amor, no había cuellitos de curas, velos de monjas, crucecitas, no había nada de eso.

La gente decía “miren cómo se quieren”. Ese era el distintivo de los cristianos, el AMOR, y sigue siendo hoy, dos mil años después, es el mismo distintivo, no cambia. De qué vale que yo tenga un cuellito de cura o tenga una sotana si me falta el amor; de qué vale que un obispo esté lleno de púrpura, lleno de cosas si no huele a oveja como su gente. Entonces, lo primero es la unidad, esta es la primera idea de Jueves Santo.

Una segunda idea de Jueves Santo es el Día del Sacerdote. Así es, amigo, ese día es nuestro día, por lo menos tenga la delicadeza de saludarlo, de rezar por aquellos sacerdotes que te han hecho el bien. También podrías rezar por aquellos sacerdotes que te han escandalizado, que no han cumplido; que no hemos cumplido nuestra tarea. Sí, en lugar de criticarlos, reza por ellos, porque tenemos que dar una gran cuenta a Dios de nuestras infidelidades; pero ese día, el sacerdote entrega su vida todos los días. Estamos maravillados con tanta gente que, con esto del coronavirus, entrega su vida diariamente, policías, militares, médicos, enfermeras y nos admiramos y rezamos por ellos.

Hay sacerdotes que entregan su vida todos los días sin coronavirus, ni enfermedades, en los recónditos lugares del mundo predicando el evangelio, y tenemos que tener un recuerdo de ellos; también rezar por las vocaciones. Hemos visto con dolor que nos acusaban de que estábamos, gente que jugaba fulbito en el seminario, hablaban de cuarenta seminaristas, ojalá tuviéramos cuarenta seminaristas: Son los muchachos venezolanos que no tienen dónde vivir, que hemos acogido hace dos años y están jugando en su casa, dentro de su casa, porque la casa salesiana es la casa de los muchachos pobres, pero la gente que tiene mala leche con los curas, con la Iglesia, claro, y como la otra gente no sabe nos informa, siempre le hace caso a la noticias falsas, pero no hacen ninguna entrevista de todos los sacerdotes que día a día salen a repartir alimentos por las calles a los muchachos pobres, a la gente pobre, a las monjitas que todos los días dan de comer a cientos de personas. Eso no es noticia, pues. Entonces el día Jueves Santo es un recuerdo como sacerdote y, sobre todo, por aquellos que en silencio entregan su vida día a día para que otros sean felices.

Una tercera idea fundamental es el día de la misa. Ahora que no se puede ir a misa todo el mundo reclama de ir a misa y todo, y cuando hay misa la gente no va.

La misa fue el acto, uno de los actos más grandes de amor de Cristo; el acto de Jesús que se queda con nosotros. Esa es la misa. Cristo se queda con nosotros como alimento, como fuerza, como el amigo que nunca falla; entonces, entender la misa es entender la amistad con Jesús. Yo voy a misa. No es porque es una obligación, ya pasó de moda eso; yo voy a misa porque tengo necesidad de encontrarme con mi amigo personal que se llama Jesucristo. Por eso, si yo no soy amigo personal de Jesucristo, la misa no me dice nada, simplemente es una serie de ritos, a veces incomprensibles, que sirven poco o nada. Las personas que no entienden la amistad con Jesús, deben quedarse en casa y no ir nunca a misa, pero si uno va a misa los domingos es porque ha entendido que el número uno de su vida es Jesucristo, su mejor y su único amigo verdadero.

Y por último, vemos el día Jueves Santo. Es el día del servicio no solo en tiempo de coronavirus, que está muy bien, y felicitamos a toda la gente que pone el pecho en este momento y la bendecimos y rezamos por ellos, pero el cristianismo nos manda a servir todos los días a nuestros hermanos. El Papa ha dicho que la vida es servicio: quien no sirve, quien no vive para servir; no sirve para vivir, y esto es una realidad. Nosotros somos imitadores de Jesús. El día Jueves Santo le lavó los pies a sus discípulos, eh. Sin tanta finta se hizo el último, se hizo el servidor.

Ahí están las ideas principales de este Jueves Santo. Jueves Santo no es importante por las visitas a las iglesias, no. Si uno no tiene como amigo personal a Jesús, las visitas a las iglesias es un turismo religioso bonito, pero de poca importancia. Uno va a visitar no a las iglesias, sino va a visitar al Santísimo Sacramento que es expuesto allí. Y pueden ser diez, catorce, siete, o una, lo importante es que yo vaya a visitar al más grande de nuestros amigos, al más grande de mis amigos. Hasta ahí, Jueves Santo.

Padre Ricardo Gonzales (Lalo)

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.